El Reto: Gestionar talento bajo nuevos paradigmas


La segunda década del siglo XXI ha marcado un hito relevante en lo que a gestión de talento se refiere, la pandemia y sus consecuencias, entre ellas la virtualización de las relaciones laborales y la automatización de las cosas, ha supuesto un reto al viejo paradigma de la relación entre presencialidad y productividad, a la vez que ha hecho lo propio en lo que se refiere al ejercicio del liderazgo en nuestras organizaciones.


Estos temas, entre tantos otros, fueron abordados recientemente en el XV Congreso Nacional De Gestión Humana de la Asociación Dominicana de Administradores de Gestión Humana (ADOARH), celebrado simultáneamente al XXVII Congreso Interamericano de Gestión Humana (CIGEH), donde tres destacados dominicanos dedicados a gestionar talento en grandes organizaciones de impacto global, Inna King de Signify, Corina Soriano de Unique Vacations, y Richard Rosario de Motional, nos compartieron sus experiencias.


El primer punto de coincidencia entre estos destacados panelistas fue el carácter absolutamente estratégico de la función, que hoy, lejos de la concepción transaccional del pasado, se convierte en piedra angular para facilitar el logro de cualquier estrategia de negocios.


Hoy la virtualidad inicialmente impuesta se ha convertido en una exigencia generalizada, de allí que las empresas deban redefinir, en cierta medida, sus modelos de relación laboral, privilegiando la gestión por objetivos e impulsando esquemas híbridos de trabajo, esos que ya han ido proliferando en buena parte del mundo. Esto representa un reto importante en cuanto a combatir los riesgos de aislamiento y la potencial desconexión del colaborador con su organización en lo que a cultura se refiere, por lo que dicho afianzamiento cultural, a través de un esfuerzo constante de relacionamiento y comunicación, resulta clave para el éxito de cualquier organización hacia el futuro.


Por otra parte, resulta clave la gestión de la multiculturalidad y la convivencia de múltiples generaciones trabajando bajo un mismo techo. Con la incorporación de los “centennials” pasaremos a tener hasta 4 generaciones compartiendo simultáneamente en el lugar de trabajo, cada una con un sistema de creencias, valores y marcos de referencia que pueden diferir entre sí, razón por la cual, debemos prestar particular atención a la segmentación y conciliación de intereses desde nuestra aproximación corporativa.


La igualdad, inclusión y diversidad son hoy más que expectativas, verdaderas exigencias sociales que deben ser atendidas desde el compromiso y la sincera convicción. Las oportunidades para la mujer deben trascender de “cuotas” limitantes, a una perspectiva de igualdad integral de oportunidades, y la existencia de claras políticas dirigidas a personas con alguna discapacidad, física o intelectual, se deben sumar a la ausencia de discriminación por cualquier causa a los miembros de la fuerza laboral, estas son prácticas que toda empresa responsable deberá respetar, promover y celebrar.


Hoy, la realidad del mercado laboral supone comprender una serie de nuevos paradigmas, esos que se convierten en retos extraordinarios frente a una alta competencia por el talento que hace que cada organización se esfuerce, cada vez más, por hacerse atractiva ante el mercado laboral, buscando con ello enamorar, retener y desarrollar a sus colaboradores de cara a alcanzar el éxito esperado.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo